Get Adobe Flash player


                  
Lo que debemos saber del Reportaje de Señales
Páginas Técnicas - Conocimiento
Jueves 13 de Junio de 2013 11:50

Es una vieja tradición que en todo contacto radial se le diga al corresponsal si se le está escuchando bien o mal, y en caso que sea mal, se le diga cuál es el problema.

Para esto se han establecido ciertos estándares, pero estos sólo sirven en la medida en que todos los respeten! De otra forma, los reportajes pasan a ser cualquier cosa entre un absurdo y una mentira. He observado dos tipos distintos de reportajes falsos en las bandas, en los tiempos recientes (y no tan recientes, también):

Los reportajes mal dados debido a la ignorancia de quien los da, y aquellos mal dados por flojera, dejación o apuro. Partamos con el primer caso. ¿Cuantas veces se ha escuchado por ahí un reportaje de "siete nueve"? Es muy frecuente. Pero también se suele escuchar que alguien dice: "Te recibo con un cinco nueve más veinte, pero estás tan distorsionado que no te entiendo nada." Ambos reportajes son totalmente absurdos.

Pero tampoco se puede culpar a quienes los dan, que generalmente son radioaficonados nuevos, y a quienes simplemente ¡nadie les ha explicado jamás en que consiste un reportaje de señales! Pues aquí voy al rescate... Esta información se encuentra en cualquier Manual de Radioafición, pero al parecer es necesario divulgarla más aún.

Los orígenes del RST En tiempos muy remotos, la radiocomunicación se hacía invariablemente en código Morse. Y como el Morse es un modo muy lento, era poco práctico transmitir cada una de las letras de la frase "te estoy escuchando con una señal medianamente fuerte, pero no tanto como otras, lo cual me permite entenderte casi todo lo que me estás transmitiendo, y además tu tono tiene un poquito de zumbido encima." Serían varios minutos, según la velocidad de manipulación empleada, transmitir todo eso! Sin duda es más breve y cómodo transmitir sólo "RST 477". ¡Y significa lo mismo!

Para que eso funcione, fue necesario normar estos reportajes. Se hizo de esta manera: Primero se indica un número que expresa la inteligibilidad de la señal, que es lo más importante. La escala es ésta:

1 - No se entiende absolutamente nada.

2 - Se entiende una que otra palabra, pero no lo suficiente para comprender el mensaje.

3 - Se entiende lo suficiente para lograr captar el mensaje.

4 - Se entiende casi todo, pero se pierden algunas palabras.

5 - Se entiende todo, perfectamente.

A esta primera cifra del reportaje se le designa como R, del inglés readability, que significa "legibilidad".

Después viene la indicación de la fuerza con que llega la señal. Esta escala es más larga:

1 - Llegas más débil que un suspiro de monja anémica después de correr una maratón.

2 - Muy débil todavía, pero la monja ya recuperó el aliento.

3 - Débil, pero pasable.

4 - No tan débil.

5 - Nivel de señal decente, promedio, normal, típico.

6 - Un poco más fuerte que el promedio.

7 - Estas llegando bastante fuerte.

8 - Como cachetada de suegra.

9 - ¡Me doblaste la aguja del medidor y me reventaste el parlante! Bueno, más o menos así es la escala.

La formulación exacta puede variar según el redactor. A esta parte se le llama S, por la palabra en inglés strength, que significa "fuerza" o "intensidad".

Después hay una tercera cifra, designada por la letra T, de tone (tono), que es una indicación de la calidad del tono de Morse.

No vale la pena detallar su escala aquí, pero se trata básicamente de reportar la rasposidad que tiene el tono, debido al zumbido de 100Hz causado por mal filtraje de la fuente de poder, un problema muy común en la prehistoria de la radio.

Un T1 es indicación de que hay muchísimo zumbido, variando hasta T9, que indica un tono completamente limpio y puro.

He visto escalas de tono que también incluyen los clicks de manipulación.

En fonía se reporta siempre el RS, y en telegrafía se reporta RST. Pero si se está operando a través de una estación repetidora, no tiene sentido reportar S al colega, ya que la intensidad de señal recibida corresponde a la de la repetidora, no la del corresponsal! Aquí en realidad sólo cabe un reportaje R, muy simple.

De esta forma, el reportaje "siete nueve" mencionado arriba no tiene sentido, ya que si son dos cifras, debe referirse a RS, y la escala R llega hasta 5 solamente.

Estos curiosos reportajes se producen típicamente porque un radioaficionado novato cree que debe reportar los extremos de la oscilación de la aguja del medidor de señal de su equipo! A muchos nos ha pasado eso, cuando comenzamos en el hobby...

Por ello, ¡no cabe reirse de quienes cometen ese error! Pero hay que enseñarles como se da un reportaje correcto.

 

 

Los reportajes mentirosos Hace unos días, en un concurso internacional escuché el siguiente contacto, traducido aquí del inglés, y con indicativos ficticios para proteger al culpable: - CQ concurso, CQ concurso, de alfa uno bravo charlie delta, cambio. - A1BCD, esta es eco dos foxtrot golf hotel. Cinco nueve para ti. - Eco interrogado, me repites tu indicativo? - Eco dos foxtrot golf hotel, eco dos foxtrot golf hotel. - Eco cinco victor golf, cinco nueve para ti, gracias por el contacto. CQ concurso de alfa uno bravo charlie delta, cambio. - A1BCD, ¡me tomaste mal mi indicativo! Es eco dos foxtrot golf hotel, cambio. - Bien tomado ahora, E5DGO. Cinco nueve para ti, gracias! CQ concurso, CQ concurso de alfa uno bravo charlie delta, cambio. - A1BCD, ¡¡¡todavia no tienes correcto mi indicativo!!! ¡Es ECO DOS FOXTROT GOLF HOTEL! y lo repite cinco veces. - Vamos a ver, Eco dos interrogado, ¡te copio muy bajo! Repiteme tu indicativo! El pobre E2FGH se lo repite como diez veces más, hasta que finalmente A1BCD lo entiende bien. Y éste termina con: - E2FGH de A1BCD, cinco nueve para ti. Gracias por el contacto! ¿Cómo puede ser que esa estación le esté reportando 5-9 a un corresponsal al cual escasamente logra escuchar, de manera que se requirieron muchas repeticiones para apenas lograr tomar el indicativo? Esa señal tenía legibilidad R2 para él, no 5, y es muy probable que haya distado mucho de ser una señal extremadamente fuerte, que es lo que implica el S9! En palabras muy sencillas, el reportaje que dió ese colega fue una vulgar mentira. La verdad podría haber sido un 2-2, 2-1, o quizas hasta un 2-9, si es que el problema era ruido extremo en la estación de A1BCD. Pero en todo caso era R2, no 5! ¿Y a que se deben estas mentiras? Muy simple: Para que un contacto sea legalmente válido para fines de concurso o diplomas, las exigencias son solamente que se haya logrado intercambiar las señales de llamada de las estaciones, y un reportaje de señales. ¡Pero no está expresamente dicho que el reportaje debe ser el real para el contacto en cuestión! Entonces existe una especie de acuerdo tácito entre concursantes y cazadores de diplomas para reportar SIEMPRE un 5-9, independientemente de las señales reales. Así se ahorra el gran esfuerzo de dar un reportaje real, y además se elimina la posibilidad de que el corresponsal reciba mal el reportaje. Esto es una tergiversación de los reglamentos y acuerdos que me parece muy triste. Yo me niego rotundamente a participar en esta mentira colectiva, y eso me deja fuera de los concursos, ya que si reporto sus señales reales a cada corresponsal, genero infinitos contactos inválidos, ya que ¡los otros colegas anotan 5-9 en sus registros de contactos, en vez del reportaje real que yo les dí! Y es más: Hoy en día los registros de contactos para concursos se hacen en el computador, y varios programas hechos para este fin traen el 5-9 preprogramado, tanto para el reportaje enviado como para el recibido, de manera que el operador ni siquiera tiene la opción de registrar el reportaje real, aunque quisiera... Si yo fuera organizador de un concurso, descalificaría a cualquier estación que declare todos los reportajes como 5-9, porque es obvio que tal situación no puede ser real, y que por lo tanto en esos contactos no se intercambió un reportaje de señales real. Ya se, estamos en el mundo de las apariencias, de lo trucho, falso, de las imitaciones, de lo que parece ser y no es, el mundo en que la fachada es más importante que el contenido. Es una pena muy grande, ¡pero más pena me da aún que este estilo haya entrado tan fuerte en la radioafición! Estimados colegas: Si vamos a dar reportajes de señales, por favor, démoslos en forma correcta. Yo considero prescindible el reportaje de señales entre estaciones que se escuchan bien, y que contactan habitualmente, pero cuando haya que dar un reportaje, ¡este debe ser correcto! Un reportaje absurdo, o uno trucho, de nada sirve.

 
Santoral Católico

17 de julio

CAROLINA